PRIMER PROYECTO DE LEY DE LA OPOSICIÓN APROBADO EN 10 AÑOS

Intervención Sesión No. 465

 

Patricio Donoso:

“Reforma a la Ley de Incendios beneficia a 219 Cuerpos de Bomberos del País”

 

En enero del 2015 presenté este proyecto a la legislatura, un proyecto en favor de los 219 cuerpos de bomberos del Ecuador que se quedaron sin la certeza, sin la seguridad, de contar con los exiguos fondos que recaudan para luchar contra los flagelos, que se producen lastimosamente en los hogares y las industrias del Ecuador, todas las semanas; incendios voraces que matan gente, inundaciones que hacen daño a los ecuatorianos.

Presenté  sin haber cruzado una sola palabra con ningún bombero en el Ecuador; lo hice por convicción y, poco después, recibí el apoyo absoluto de los 219 cuerpos de bomberos del Ecuador.

Este proyecto tiene que ser aprobado, porque se cometió el error de pensar que la ley es optativa,  el artículo 32 expresa que el tributo  “podrá ser cobrado por las empresas eléctricas del país”, podrá, cuando toda ley tiene que ser mandatoria. Muchos ecuatorianos dejaron de pagar y los bomberos se sintieron absolutamente -y lo digo con todo corazón y con todo respeto- desvalidos con la decisión  de la Asamblea que  cometió el error de aprobar este artículo.

El trabajo altruista, valiente y decidido de los bomberos merece respeto y propuse que la ley sea mandatoria; cambiar una sola palabra, en un solo artículo, en vez de conjugar el verbo poder, conjugar el verbo deber y que en vez de podrá, diga deberá, a fin de que la recaudación de los recursos para los cuerpos de bomberos sea, en efecto, mandatoria.

No está por demás decirles que los valores son exiguos, mínimos, que ni siquiera cubren los costos para comprar equipos, motobombas, etc. Los bomberos del Ecuador arriesguen su vida, como lo demostraron en el terremoto de Esmeraldas y Manabí, el año 2016, merecen respeto, más allá de condecoraciones. Aquí están presentes y vinieron en aquel instante, cuando  propuse este proyecto de ley, en enero de 2015. Acudieron todos los jefes para apoyar esta iniciativa; lo hizo el comandante  de Imbabura, en Quito el comandante Eber Arroyo,  lo hizo Martín Cucalón de Guayaquil, todos sin haberles pedido.  Insistí e insistí dos años y medio para que esto sea aprobado.  Dios mediante, será el primer proyecto de ley presentado por la oposición que se apruebe en 10 años.

Hace 96 años, casi 100, se fundó el cuerpo de bomberos en Quito, casi 200 años atrás el cuerpo de bomberos de Guayaquil, 1921 y 1835, respectivamente, no puede ser que en los albores del siglo XXI -decía yo en el 2014- queden desprovistos de la certeza y la seguridad de poder combatir los incendios e inundaciones. Hoy tengo el enorme agrado de decirle a la opinión pública que vamos hacer justicia a los bomberos del Ecuador, a ustedes que arriesgan la vida toda la semana, a ustedes que han tenido la fortaleza, no solamente de ser remunerados, sino voluntarios, muchísimos bomberos en el Ecuador son voluntarios que están arriesgando su vida por nosotros, déjeme leer -con su venia señora Presidenta- apenas dos frases:

Aquella de que en el año 2012 la gestión de riesgos puso en marcha un programa de infraestructura y equipamiento de los cuerpos de bomberos, para este programa se había destinado un presupuesto de 246 millones de dólares, sin embargo fue cerrado a inicios de 2014, aduciendo falta de recursos, pero la parte más grave, es la que viene: según la línea base realizada a inicios de este programa, basado en 207 cuerpos de bomberos del Ecuador, se estableció que las instituciones poseían escasamente el 8.2% del valor ideal para combatir los flagelos, para ayudar a la ciudadanía, para comprar equipos, para comprar motobombas y para tener dignidad, por eso es que este proyecto tiene que ser aprobado y después deberemos ver cómo subir estos exiguos valores, para que esta gente arriesgada y valiente siga luchando por todos los ecuatorianos.

Aquí está presente, en esta Asamblea, la teniente voluntaria del cuerpo de bomberos Erika Poveda que ha tenido la generosidad de obsequiarme este caso de bomberos, es un casco de bomberos que no me atrevo a ponérmelo porque esto sólo se ponen aquellos que han luchado con valentía por las familias ecuatorianas; bajo estos cascos están cerebros y cabezas de ecuatorianos y ecuatorianas que tienen mucho talento, pero un corazón más grande porque vencen el riesgo que es alertado por sus propios cerebros y lo hacen henchidos de valentía, esa es la verdad, por eso no me lo pongo, por respeto a los bomberos del Ecuador.

Está presente también Wilfrido Rivera, bombero voluntario que trabaja como asesor de un asambleísta de CREO en la función legislativa.

Concluyó pidiendo a esta Asamblea que apruebe este proyecto que es justo, pidiendo lo hagan con el corazón henchido de generosidad no hacia un asambleísta de oposición, no a un bloque de oposición, sino a los bomberos del Ecuador, a estos ínclitos ciudadanos que han luchado su vida entera reparando daños cuando el flagelo se ha producido en nuestros hogares y en las empresas. Los valores que reciben son de apenas 0.5% del salario unificado para residencias, 1.50% en comerciales, 3% industriales y 6% de los grandes contribuyentes, es decir, los ecuatorianos somos muy buenos para pedir, pero ya es hora que entréguenos también nuestra alma, nuestro corazón, nuestra decisión para aquellos ecuatorianos que se la fajan todos los días.

 

Mi homenaje sentido a ustedes bomberos del Ecuador, gracias por este casco de bomberos, gracias por ser los de la casaca roja que luchan por todos los ecuatorianos todos los días y gracias por permitirme ser su portavoz, sin haberlo pedido. Ustedes saben que cuando presente este proyecto no había hablado con nadie, fue una decisión que la tomé en aras de mi responsabilidad como ciudadano y como legislador, Dios ha querido que ahora ustedes estén presentes, este 18 de julio 2017, día histórico para los cuerpos de  bomberos del Ecuador.

Dios les pague por permitirme apoyarles. Muchísimas gracias