PROFORMA PRESUPUESTARIA 2017 Y PROGRAMACIÓN CUATRIANUAL “OBSERVACIONES DE BUENA FE…”

Sesión del Pleno Legislativo No.472

PROFORMA PRESUPUESTARIA 2017 Y PROGRAMACIÓN CUATRIANUAL

 

Patricio Donoso:

“OBSERVACIONES DE BUENA FE…”

 

Respetuoso como soy de la Constitución, solicito Sr. Presidente, que a través de Secretaría se lea el inciso primero, del artículo 295 de la Constitución.

“Artículo 295 de la Constitución, inciso primero: La Función Ejecutiva presentará a la Asamblea Nacional la Proforma Presupuestaria Anual y la Programación Presupuestaria Cuatrianual durante los primeros 90 días de su gestión y en los años siguientes; 60 días antes del inicio del año fiscal respectivo, la Asamblea Nacional aprobará u observará en los 30 días siguientes y en un sólo debate, la proforma anual y la programación cuatrianual”

Como se advierte, la proforma presupuestaria debe aprobarse  en un solo debate. Me voy a permitir formular algunas observaciones, porque tengo dudas importantes con respecto al texto. Me preocupa el hecho de que no se puede alterar el monto y, si en algún rubro se aumenta debe restarse  a otro,  en virtud de que debe mantenerse el valor global, de  36 mil 818 millones de dólares.

Como expresó Luis Fernando Torres y Mae Montaño, ocho meses han transcurrido por lo que está proforma presupuestaria casi, casi, es cosa juzgada; estaremos atentos al nuevo documento que venga de Carondelet, en septiembre, cuando el gobierno presente la proforma para el 2018 y la programación cuatrianual.

Se expresa que la proforma receptará alrededor de 14 mil 700 millones de dólares en impuestos, cuando no se ha reactivado la economía, por lo que me preocupa que la recaudación no se dé;  no se ha eliminado la absurda Ley de  Plusvalía que generó pérdidas enormes  en el país; aún recuerdo que  tan solo con el anuncio de  la ley, en julio del 2015,  el país perdió 52 mil fuentes de trabajo porque se restringió la inversión y, por supuesto, debo referirme  al pago de impuestos, no ha llegado todavía a la Asamblea, la eliminación de la absurda figura del anticipo del impuesto a la renta, que coarta muchas acciones productivas y repercute en el pago de tributos.

Podríamos hablar mucho sobre nuevos impuestos;  el de la salida de divisas, por ejemplo,  coarta la acción del emprendedor y del emprendimiento y, por tanto, menos recaudación tributaria.  Hablemos del déficit,  nos dicen que son 4 mil 794 millones de dólares, cuando los expertos señalan que será de 7 a 8 mil millones de dólares.  El propio Presidente de la República, en cadena nacional, nos habló de la necesidad de financiamiento de 8 mil millones de dólares, en lo que resta del año.

Me preocupa  lo que sucederá con la universidad;  Henry kronfle ya mencionó que los recursos asignados a la  Universidad de Guayaquil bajarán en alrededor del 16%, la de Quevedo, la de Manabí, igual. Respecto al servicio de la deuda, ya lo dijo la colega Mae Montaño, están pagando intereses sobre deudas que no están admitidas, lo cual, razón de Perogrullo, quiere decir que las deudas se están contabilizando pero en el pago de su servicio, no en el monto que se le asigna a la deuda.

Hablando de deuda, hay un viejo adagio que dice que todo compromiso de pago,  aún en la economía familiar, es deuda,  por tanto me parece que a ratos caemos en la trampa de la semántica de, registrada, no registrada, consolidada, agregada, etcétera, todo es deuda y tiene que ser pagada.

Me preocupa la situación de muchas actividades, sobre todo la agrícola, agropecuaria y agroindustrial. El Ministerio de Agricultura tiene una asignación- para variar- menor que la del año pasado, el año anterior fue igual y el anterior del anterior también, y siempre me he quejado,  esta es la quinta vez que estoy aquí en este plenario discutiendo la aprobación o debatiendo la aprobación de la proforma presupuestaria.

Estimados amigos lo mejor es transparentar las cifras, porque luego el propio gobierno se llevará sorpresas. Me parece que lo de la deuda tiene que ser aclarado. Voy a pedir, con todo comedimiento, que se de lectura al inciso segundo del artículo 235 de la Constitución política del Estado:

“Segundo inciso al artículo 295 de la Constitución,  en caso de observación a la proforma, programación, por parte de la Asamblea Nacional y la Función Ejecutiva, en el plazo de diez días podrá aceptar dicha observación y enviar una nueva propuesta a la Asamblea Nacional…”

De acuerdo a la disposición constitucional, este pleno puede observar la proforma, no obstante, si propusiese que se haga la revisión, no lo van a aprobar, como ha sucedido en pretérito año, pero mi responsabilidad como legislador, me obliga a decir que se podría revisar, sin embargo todo quedará ahí. En los números, 5 mil 877 millones de dólares, que se le debe al Banco Central, quedarán ahí; en los números, casi 19 mil 861 millones de dólares de deuda no registrada o el nombre semántico que quieran ponerle, quedará ahí.  Tengo la obligación de decir cómo son las cosas y, por supuesto, he de pedir al Presidente de la Comisión que tome en cuenta estos aspectos, dichos por ciudadanos de buena fe, que no tienen la capacidad, de vía voto, incluir estas propuestas.

Se deben transparentar las cifras de la preventa petrolera,  la deuda con el IESS, el ISFA, SOLCA, títulos valores que no es tan común contabilizarlos como ingresos, etc. esta falta de información, le torna a la proforma en sumamente peligrosa.

Quizá sea algo rescatable el hecho de que nos quedan apenas cuatro meses del ejercicio fiscal de este año, pero como manifestó el legislador Torres, ésta será la tónica de lo que sucederá en septiembre, cuando nos venga la proforma del 2018,  donde se podrá ver el esqueleto completo del programa económico del presidente Lenín Moreno;  donde se verá si se atendió  el pedido de  la ciudadanía de eliminar el absurdo anticipo del impuesto a la renta, que hace que las empresas pierdan capacidad de generar fuentes de trabajo y empleo;  si se eliminará el impuesto a la plusvalía que ha reventado a una de las industrias más importantes, como es la de la construcción. Esperamos que se tomen en cuenta estas observaciones que son hechas por colegas legisladores de buena fe.